viernes, 6 de abril de 2018

Crónica de Cuaresma: una noche llena de Pasión...y Esperanza

En la última semana de la Cuaresma, en la víspera de las Vísperas, la jornada del Jueves de Pasión nos dejaba la última actuación de nuestra Cuaresma y, sin lugar a dudas, una de las más especiales.
Y es que este jueves 22 de marzo de 2018 quedará grabado en la memoria de los miembros de nuestra Agrupación. Una actuación especial, asumida como un sueño pero también con bastante responsabilidad y es que, a pesar de llevar más de una década actuando por toda Andalucía, compartiendo cartel con grandes bandas en muchos conciertos y certámenes, con quien se compartía esa noche no ya cartel sino escenario, sobre las tablas del Teatro Coliseo que tantas veces ha sido testigo de la historia de nuestra banda (nuestra primera actuación en Palma o la presentación de nuestros uniformes por ejemplo), eran palabras mayores para los que somos cofrades.

Nada menos que Pascual González, toda una personalidad en el mundo cofrade sevillano en particular y de nuestra tierra en general, un cofrade universal que a través de su música, junto con su histórico grupo Cantores de Híspalis, ha llevado por bandera la Semana Santa a muchos rincones a través de su música y sus sevillanas. Todo un pregonero, aunque su ciudad todavía le deba ese honor de pregonar desde el atril del Teatro Maestranza la Semana Santa más conocida, cuyos inconfundibles versos llenos de amor y pasión hacia esta celebración tan nuestra y sus inolvidables melodías han dado temas imprescindibles para cualquier cofrade como Nazareno y Gitano, Padrenuestro, Silencio, Cachorro, El Rey de los Cielos, El puente te está esperando,...
Un amor hacia la Semana Santa que junto con esa incombustible creatividad de este cantautor y poeta sevillano ha dado lugar a 3 espectáculos cofrades: el primero dedicado a su ciudad natal titulado Sevilla reza cantando, el segundo bajo el título de La Pasión según Andalucía cuyo estreno absoluto precisamente tuvo lugar hará más de una década en este mismo escenario palmeño...
...y es por eso, porque Palma del Río vio estrenarse esta segunda gran obra, por lo que Pascual González quiso traer su tercer espectáculo a Palma del Río.

Bajo el título Cristo, Pasión y Esperanza, Pascual González nos presenta el quizás menos cofrade pero sí el más espiritual y personal de sus tres espectáculos dedicados a la Semana Santa, toda una oda a la fe escrita sobre el hilo conductor de la narración cantada de la vida de Jesucristo desde su Natividad hasta su Pasión, Muerte y Resurrección, cargada de sentimientos, de reflexiones, pero sobre todo de Pasión y Esperanza, de amor, de amor a Cristo y a María y de amor a la vida, a su regalo como don divino, un mensaje lleno de gratitud capaz de emocionar al público con la propia experiencia vital de su autor, cuya voz, aun convaleciente tras superar una grave enfermedad, no deja de tener la misma fuerza, el mismo carisma que le ha caracterizado a él y a su grupo.
Y estando en la tierra, como ya hiciera en otras funciones de la gira que ha llevado el espectáculo a lugares como Córdoba, Málaga, Carmona o Madrid,... Pascual y Cantores, además de rodearse de la colaboración de dos grandes voces como son las de Álex Hernández y Diego Benjumea, del apoyo a sus voces de también grandes voces del coro "La Caleta" del conocido compositor y laureado corista y carnavalero gaditano Julio Pardo y de una orquesta que ofreció su música en directo bajo la dirección de Héctor Pérez Cala, quisieron contar con la participación musical de nuestra Agrupación como representantes de la localidad.

Son las 8 de la tarde y nuestra Agrupación ya uniformada sube al escenario del Teatro Coliseo. Cortinas cerradas a un patio de butacas aun vacío que a las 9 de la noche presentaría un lleno absoluto pues se colgó el cartel de "no hay entradas". Nuestra Agrupación, con nervios pero ilusión ante el reto, recibe últimas instrucciones, afina en el escenario y, ya situados, recibimos la visita del propio Pascual que nos desea suerte.
Los músicos de la orquesta ya se han colocado, el coro ocupa también su lugar. Todo está preparado y nuestra Agrupación se encarga de abrir el espectáculo nada más abrirse el telón, iniciando con la potencia de la marcha Aurora de Resurrección, qué mejor preludio a una obra cargada de Fe y de Esperanza que una marcha que recoge en si título la base misma de nuestra fe. Primeros sones para un público que ha llenado el teatro proveniente no solo de Palma del Río, sino también de localidades cercanas como Écija, Peñaflor, Lora del Río, La Puebla de los Infantes, Hornachuelos,... o incluso de puntos más lejanos como Jaén.

Tras nuestra banda, se hizo presente en el escenario el autor de la obra, Pascual González, a través de un emocionante discurso introduce la obra reforzado por la música de la orquesta que otorga un aire muy místico y espiritual al comienzo. El tema recibe el nombre de "El Milagro" seguido de una obertura musical dedicada a la Creación preludiando una obra que en adelante narraría el Nuevo Testamento en las voces de los integrantes del grupo. Desde la Natividad,contada sobre la música del popular villancico "Los campanilleros" y de la marcha de López Farfán "Pasan los campanilleros", la obra continuó centrada especialmente en los episodios de la Semana Santa, en la propia Pasión, Muerte y Resurrección usando tanto músicas propias como el popular tema "Silencio" o la marcha procesional "Costaleros de Dios" que el propio Pascual hizo para la Agrupación de San Benito, de su barrio de la Calzá, como la base de otras músicas, sonando temas tan reconocibles como el "Adagio en Sol menor" de Remo Giazzoto (popularmente conocido como Adagio de Albinoni, a quien se le llegó a atribuir la pieza), la sobrecogedora marcha "Mater Mea" de Ricardo Dorado, la"Marcha fúnebre en la ópera Jone" de Enrico Petrella más conocida por su adaptación a marcha procesional, el emotivo "Adagio en Si menor" segundo movimiento del "Concierto de Aranjuez" de Joaquín Rodrigo, el canto litúrgico "La muerte no es el final" de Cesáreo Gabaráin o la hermosa música del "Va, pensiero" el famoso coro de los esclavos de la ópera "Nabucco" de Giuseppe Verdi, música con la que la narración llega a la Resurrección para aclamar en las voces del grupo que "Cristo vive". Tampoco faltó por supuesto la música popular de nuestra Semana Santa, la más nuestra, el flamenco presente en la Pasión, Muerte y Resurrección a través de una saeta en la magnífica voz de Álex Hernández que levantó el aplauso de todo el teatro. Y todo ello mezclado con imágenes y referencias cofrades, con nuestra propia manera de entender la fe, con imágenes de la Semana Santa de lugares de toda nuestra geografía pues es nuestra forma de vivirla y sentirla.

Entretanto, nuestra Agrupación intercalaba su participación en el espectáculo sirviendo casi como entreactos del mismo, interpretando, junto con la mencionada Aurora de Resurrección, las marchas Cuando me alejé de Ti, A ti, José y finalmente, no podía faltar en un espectáculo cofrade, la popular La saeta.

En el último acto, concluida la narración de este Evangelio según Pascual González y Cantores de Híspalis con la citada Resurrección con el grupo entonando la frase "Tú eres la Cruz del Amor", Pascual González vuelve a tomar la palabra dando otro emotivo discurso cargado de Esperanza y de amor a la vida y a Cristo.
El espectáculo se mete de lleno entonces en su parte quizás más cofrade y reconocible, introducido por dos temas también muy conocidos de Cantores de Híspalis como son el "Credo" y el "Padrenuestro" de su obra "Misa cofrade en Sevilla" seguidos de una parte llamada "El Vía Crucis andaluz" en el que, al ritmo de sevillanas y de músicas populares, el grupo hace un repaso a las formas de vivir la Semana Santa en cada una de las 8 provincias andaluzas, incluyéndose en esta parte, el culmen de la obra, dos temas que no podían faltar: el "Nazareno y Gitano" del propio grupo y la inmortal letra de Antonio Machado unida a la música de Joan Manuel Serrat, "La saeta", con el que concluía el espectáculo ante un patio de butacas puesto en pie que brindó una larga ovación al grupo.
Con el público aun en pie y aplaudiendo, el patio de butacas iluminado, y Pascual y Cantores de Híspalis agradeciendo al público, nuestra banda que fue la encargada de abrir el telón era también la encargada de cerrarlo interpretando el Himno Nacional.

Era el punto y final a cerca de 2 horas y media de espectáculo, una nueva obra en la que Pascual González y su grupo no solo lo volvían a conseguir, no solo volvían a poner voz, música y letra a nuestro sentir, a la forma que los cofrades, especialmente los cofrades andaluces, tenemos de vivir nuestra fe, sino que además se superaban con una obra que conecta no solo en ese aspecto sino también espiritualmente, reflejando lo que para muchos es la fe, como la vivimos y es parte de nosotros: vivida con Fe y Esperanza, con alegría y amor a la vida. Así somos y así lo expresamos cada primavera en nuestra Semana Santa.
Todo un rotundo éxito en el que nuestra Agrupación Musical ha tenido la inmensa suerte de participar con su música, y es que no cabe sino agradecer a Pascual González y Cantores de Híspalis y a todo el equipo detrás de esta gran obra que nos hayan brindado la oportunidad de ser participes de esta magnífica "Cristo, Pasión y Esperanza" en una noche absolutamente memorable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario