viernes, 25 de agosto de 2017

Nuestro repertorio semana a semana: ¡Oh, pecador!

FICHA:

-Título: ¡Oh, pecador!
-Autor: se desconoce el autor del tema original, canto espiritual afroamericano.
-Año de composición: también se desconoce su fecha exacta. Posiblemente siglo XIX.
-Dedicatoria: ninguna, canto religioso de temática cristiana cuya letra original habla del Juicio Final.
-Origen: adaptación a plantilla de Agrupación Musical de un canto que la Iglesia Católica española tomó a su vez  una de las muchas versiones de la canción Sinnerman, un canto espiritual afroamericano (Estados Unidos).
-1ª Adaptación: Agrupación Musical Cristo de la Buena Muerte de Ayamonte (Huelva) con el título "Perdóname". La primera con el título ¡Oh, pecador! correspondió a la Agrupación Musical Santa Marta de La Algaba (Sevilla).
-1ª Grabación: en el disco Cristo del Amor (1990) de la histórica Agrupación algabeña.
-En nuestro repertorio desde: 2017.
-Estrenada: una de las incorporaciones más destacadas y solicitadas de este 2017, el estreno de su montaje tuvo lugar en el VIII Certamen de Bandas “Villa de Posadas” en marzo de este mismo año.
-Arreglos: nuestra Agrupación cuenta con la adaptación de Rafael Villén Rincón que ha popularizado la Sentencia de Jerez.

Última entrada, al menos por lo que resta de este año, de esta sección que volverá, si Dios quiere, el próximo año con el análisis de los posibles futuros estrenos. Son muchas las marchas que a lo largo de toda la historia de esta sección hemos visto y que dan cuenta de la riqueza de la música procesional, una riqueza adquirida precisamente por ser fruto de la unión de muchísimas influencias que van desde la música sacra a la profana, de la música popular a la música culta, del pasado al presente, de nuestro propio folklore como el flamenco hasta más allá de nuestras fronteras,...

La marcha que nos ocupa hoy da buena cuenta de ello pues, como vimos en otro caso años atrás (concretamente en la marcha Cerca de Ti, Señor) se trata de un tema que, aunque se adaptó por formar parte del cancionero católico español, hunde sus raíces más allá de nuestro país y nuestro idioma, proveniendo de un canto también en lengua inglesa aunque proveniente esta vez del otro lado del Atlántico, de los Estados Unidos.

Este canto llamado ¡Oh, pecador! se toma del canto Sinnerman (también escrito separado Sinner Man) siendo el nombre español casi una traducción del original inglés que vendría a ser literalmente "Hombre pecador", el pecador. Este canto goza de cierta popularidad en la música popular y el folklore estadounidense (sobre todo debido a sus muchas y populares versiones que mencionaremos) y se desconoce su procedencia y fecha exacta. De las fuentes consultadas algunas mencionan que el canto pudo ser llevado por los escoceses a tierras americanas, pero lo más posible, según las características de su texto y música, es que se trate de una canción de tipo espiritual clásica del pueblo afroamericano de los Estados Unidos. Estas "Spiritual songs" también llamadas "Negro spirituals" y que comparte mucho con el conocido género Góspel, eran canciones religiosas, generalmente cristianas, que los esclavos africanos creaban durante su cautiverio en Estados Unidos, en cuyas letras encubrían referencias a sus duras condiciones de vida, y que eran transmitidas oralmente, siendo, como toda esta música popular de tradición oral, canciones de autores anónimos que han sufrido variaciones a lo largo de los años.
Si este es el caso de este "Sinnerman" estaríamos hablando de una música que tendría sus orígenes en el siglo XIX (si tenemos en cuenta que la abolición de la esclavitud en Estados Unidos se produce hacia 1865).
La letra del tema original hace referencia a cómo un pecador se intentaría enfrentar al Juicio Final, a cómo intentaría huir de su castigo, esconderse, y cómo ésto le sería imposible, siendo una forma pues de buscar el arrepentimiento de los pecados y amedrentar a los posibles futuros pecadores. Siendo una letra que buscaba provocar temor, hay quienes ven en ella una referencia de los esclavos hacia sus esclavizadores blancos quienes serían en esta canción los pecadores que así recibirían, sin que lo puedan evitar nada más que con el arrepentimiento sincero, su justo castigo por el mal trato que han dado a los negros.

Disco single de Les Baxter con la
grabación más antigua conocida
del tema "Sinner man"
Del cómo llega una canción espiritual negra al cancionero católico español y de ahí a la marcha procesional, es una larga y como siempre curiosa historia. Como en muchos lugares (en España, por ejemplo, lo hizo el grupo Los Relámpagos como vimos en el análisis de la marcha La Salve) durante los años 50 y 60 ciertos cantantes y grupos, por ejemplo de rock, se fijaron en la música folk de sus países y regiones y versionaron sus temas. El Sinnerman tendría muchas de estas versiones, si bien la primera de la que se conoce una grabación fue la versión realizada por Les Baxter en 1956, siendo la versión que fijó una estructura del canto, de sus párrafos y estribillos, y siendo sobre esta estructura sobre la cual el grupo neoyorkino de folk The Weavers realizó una nueva versión con ciertos cambios. 
A su vez la versión de The Weavers fue versionada por el dúo folk danés Nina & Frederik, y es a través de éstos como la canción llega a España y empieza a ganar popularidad, popularidad que crecerá a partir de 1968 cuando otro grupo folk, en este caso sí español, el grupo llamado Nuestro Pequeño Mundo, versiona la versión del dúo danés y la graba en su disco titulado El folklore de Nuestro Pequeño Mundo, apareciendo también por ejemplo en TVE.
Como sucedió en los años postconciliares (años 60, apertura en la música sacra entre otras cosas) en los que la Iglesia también versionó para su uso canciones populares (caso de temas como Blowin' in the wind de Bob Dylan cuya música se usó para el canto Saber que vendrás o The sound of silence de Simon & Garfunkel que se convirtió en un Padrenuestro) este ya popularizado Sinnerman era la perfecta base para le letra de un canto pues de hecho, a diferencia de los mencionados, su temática ya era religiosa y cristiana, surgiendo de ahí el canto ¡Oh, pecador! que de hecho hoy se sigue escuchando por ejemplo en Vía Crucis.

El resto es la historia vista con las adaptaciones de otros cantos a Agrupación Musical: un canto popular cristiano es adaptado a marcha cofrade. Durante bastante tiempo se pensó que los primeros en hacerlo fueron otra banda y compositor históricos como son la hoy desaparecida Agrupación Musical Santa Marta de La Algaba y su director Manuel Herrera Raya, pero por grabaciones antiguas se sabe que hubo bandas que lo hicieron antes, caso de la Agrupación Musical Cristo de la Buena Muerte de Ayamonte que tuvo en su repertorio una primitiva versión con el título "Perdóname".
No obstante, la versión de La Algaba, que curiosamente no se limitaba a tomar solo el habitual canto sino que era una adaptación muy similar a la versión del grupo Nuestro Pequeño Mundo, introduciendo el canto con una versión pausada de la melodía principal, desarrollando luego la parte rítmica de la canción precisamente usando el recurso del ritmo en la percusión, fue la que más se popularizó, siendo grabada en 1990 (de hecho hay constancia de que las Agrupaciones palmeñas lo llegaron a tener en sus repertorios,) pero con el tiempo se llegó a perder. Así ha sido hasta que hará unos años, otra popular Agrupación, la de la Sentencia de Jerez de la Frontera, recuperó la marcha con una versión similar a esta de Santa Marta y de Herrera Raya, contando con arreglos de uno de los integrantes de su dirección, Rafael Villén, que introduce entre otras cosas el uso de la corneta de pistones para reforzar las partes en forte de la melodía además de otorgar otros papeles al cuerpo de bajos para dotar de mayor profundidad la marcha (versión que, de hecho, es la que lleva nuestra Agrupación). La Agrupación jerezana volvía a poner de actualidad este ¡Oh, pecador! de modo que se podría decir que ha sido la marcha de moda de las Agrupaciones Musicales en 2017, incluida, tanto ésta como otras versiones, en el repertorio de incluso muchas de las grandes Agrupaciones.

Cerramos así por otra temporada más y hasta la próxima esta sección de nuestra web, sección que finaliza su curso con esta historia de riqueza cultural, de la riqueza de la música a través de los contactos entre los pueblos, curiosamente una historia de diversidad y que tanto invita a la tolerancia en unos momentos convulsos en este pequeño mundo en los que Estados Unidos vuelve a estar en las noticias debido a conflictos racistas, pero que no solo al otro lado del charco se vive esta situación, sino que cada vez más en nuestro propio país, en nuestra propia comunidad, en nuestro propio pueblo, hasta en nuestra propia casa, estamos volviendo a convivir con una creciente intolerancia y un latente racismo, un odio hacia todo el o lo que es diferente y un odio que a nosotros, siguiendo las enseñanzas de Cristo, se supone que tanto nos debería de chocar.
Escuchemos música como este ¡Oh, pecador! y veamos en su historia, en su paso por tantas y tantas culturas, un símbolo de esa diversidad que aunque nos haga diferentes también nos hace ricos e iguales. Al fin y al cabo todos, blancos y negros, de cualquier raza, religión o procedencia, somos esos hombres pecadores que debemos limpiar determinadas ideas de nuestros corazones y almas y conseguir un mundo mejor.

Disfruten de lo que queda del verano y esperen el regreso de esta sección el próximo año con nuevas marchas de las que hablar.

jueves, 10 de agosto de 2017

Nuestro repertorio semana a semana: La Vida Eterna

FICHA:

-Título: La Vida Eterna.
-Autor: José Luis Jurado González.
-Año de composición: 2014.
-Dedicatoria: a la Hermandad de la Resurrección de Villanueva de Córdoba.
-Origen: marcha perteneciente al patrimonio de esta Hermandad jarota.
-En nuestro repertorio desde: 2017.
-Estrenada: nuestra Agrupación presentó el montaje de esta marcha en el I Certamen de Bandas "Sones de Resurrección" organizado por la misma Hermandad.

José Luis Jurado González
Foto: Raúl Hernández
Dos entradas seguidas han coincidido en esta sección hablando sobre marchas de autores que han formado o forman parte de nuestra dirección musical. En esta ocasión será la tercera consecutiva, pues en ella hablamos no ya solo de un director musical cualquiera en la trayectoria de la música cofrade palmeña: el cordobés José Luis Jurado González, quien en la actualidad cursa estudios de trompa en el Conservatorio Profesional de Córdoba además de ser integrante de la dirección musical de una de las bandas cordobesas con mayor proyección como es la Banda de Cornetas y Tambores de la Salud y autor de un interesante catálogo de obras procesionales para bandas de Cristo, fue de hecho la primera persona que desempeñó dicha labor en una banda de Cristo palmeña, fue el primer director musical (concretamente en la antigua Agrupación Franjira) y en la que además dejó las que fueron las primeras marchas propias en la Semana Santa palmeña con títulos como En tu Sangre, derramada o Jesús Divino Salvador.

Es en 2016 cuando su nombre ingresaba a nuestro repertorio, y con ello regresaba al repertorio de una banda palmeña, con esta La Vida Eterna por mediación de la Hermandad de la Resurrección de Villanueva de Córdoba, Hermandad que encargó en 2014 dicha marcha y que nos hizo llegar la partitura al ser nuestra Agrupación la banda elegida para su acompañamiento musical en el ya pasado Domingo de Resurrección de este 2017, colaborando también el propio autor en el montaje de la misma y dirigiendo su estreno en nuestra banda (y reestreno de la marcha) en el mencionado Certamen "Sones de Resurrección".

Se trata esta La Vida Eterna de una obra muy interesante y poco usual en nuestro repertorio. Siendo un tipo de marcha con un carácter claramente descriptivo, casi como si de un poema sinfónico se tratase, la marcha trata de recoger musicalmente en sus líneas el tránsito de la Muerte a la Vida, la Resurrección, tal y como representa la Hermandad jarota.
Señor Resucitado de Villanueva
de Córdoba, Hermandad
a la que se dedica la
marcha
Iniciada en un Fa menor, son los instrumentos más graves, las tubas, las que inician la marcha precisamente con la nota tónica (Fa) en una nota pedal y piano que, acompañadas por tambores sin bordones a modo como si de timbales de duelo se tratasen, otorgan un aire sombrío al comienzo de la pieza, representando esa oscuridad, la ausencia de luz, la Muerte. Poco a poco los distintos grupos instrumentales se van uniendo, curiosamente cada dos compases (decimos curiosamente pues, no sabemos si hecho consciente o inconscientemente, da la casualidad que 2 compases de 4/4 equivalen a 8 pulsos, y 8 es en la simbología cristiana el número de la Resurrección, de la Eternidad, estando de hecho la marcha completamente articulada en torno a este número): primero los instrumentos en clave de fa, bombardinos y trombones, exponiendo los bombardinos un motivo que después será repetido en un ostinato melódico a la par que las trompetas acordes entran repitiendo un ostinato rítmico a base de corcheas, uniéndose luego trompetas 1ª bajas y posteriormente altas ambas también repitiendo sendos motivos distintos y finalizando todo con la incorporación de cornetas a varias voces, siguiendo un crescendo progresivo conforme se van sumando los instrumentos, crescendo que repentinamente se ve cortado para dar paso a un momento de calma protagonizado por la corneta como instrumento solista y como dúo, un solo y dúo de gran serenidad y calma acompañados solo por los instrumentos en clave de sol en un pianissimo muy suave. En palabras del autor este solo representa un rezo por las almas que llegan junto a Jesús.
Tras esta parte, es ahora la percusión, concretamente los bombos simulando un ritmo que se asemeja a los latidos de un corazón, la que rompe con esta dinámica iniciándose ahora un fragmento en ritmos ternarios (simulando un compás de 6/8 aunque la partitura continúe escrita en 4/4) de gran fuerza en el que se aprovecha para modular de este Fa menor (armadura de 4 bemoles) del inicio a un Sol menor (armadura de 2 bemoles) que nuevamente se ve interrumpido por un nuevo solo y dúo, en esta ocasión de trompeta (e igualmente solo acompañado de los instrumentos en clave de sol) que supone una ruptura en cuanto a que modula ahora a su relativa (Sib mayor) y el ritmo ternario se transforma de nuevo en un ritmo binario otorgando un nuevo momento de paz y luminosidad en la marcha. Se trata de la aceptación de la muerte, una aceptación transmitida con la mayor dulzura aportada por el timbre de la trompeta en contraste al anterior de corneta.
Tras este segundo dúo, de nuevo la percusión introduce un ritmo ternario y una vuelta a la tonalidad Fa menor que lleva al desenlace de la marcha, un desenlace espectacular y apoteósico que contrasta claramente con el principio de la marcha y que no vendría sino a representar el triunfo de la Resurrección, la Vida Eterna.

Sin lugar a dudas, una marcha que no deja indiferente a nadie, una pieza en la que poder encontrar muchos significados a la música, convirtiéndose la música en un vehículo para transmitir sin palabras el mensaje de la Vida Eterna, del triunfo de la Resurrección, aportando así de este modo mayor riqueza a nuestro repertorio este año.

Desde la web agradecemos al compositor, a José Luis Jurado González, su colaboración para completar este análisis a su marcha.

domingo, 6 de agosto de 2017

Participación de una representación de nuestra Agrupación en el acto del X Aniversario del Nazareno de Fuente Palmera

     Durante varios días de esta primera semana de agosto, varios músicos han participado en representación de nuestra Agrupación Musical en el acto organizado por nuestros vecinos de la Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús Nazareno de Fuente Palmera con motivo de su X Aniversario, banda amiga con la que tantas actuaciones hemos compartido y que también el año pasado ellos nos acompañaron con ocasión de nuestro X Aniversario por lo que devolvíamos con gratitud el gesto acompañándolos en fecha tan especial para sus músicos.

     Así, los días 3 y 4 agosto nuestros músicos compartieron con los músicos colonos además de con compañeros de otras bandas, un par de ensayos de convivencia para preparar un repertorio selecto y variado con marchas clásicas del género de las cornetas como Cristo del Amor o Consolación y Lágrimas de Alberto Escámez y Soledad de San Pablo de Pascual Zueco Ramos, marchas del clásico de Cigarreras como Amor de Madre, Eucaristía, Señor de Sevilla o Réquiem, marchas del repertorio de Tres Caídas como El Salvador, Tres Caídas de Esperanza o ¡A ésta es!, de Presentación como Triana te Corona o Pilatos a Jesús y de Rosario de Cádiz como Gitano, Tú eres... de Santa María, Consuelo o Santa María.

     Estos ensayos sirvieron para preparar el acto central que consistía en acompañar musicalmente a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Fuente Palmera, titular que da nombre a la banda, por las calles colonas en su tradicional procesión con motivo de la fiesta de la Transfiguración. La procesión tuvo lugar en la noche del día 5, sábado, partiendo desde la Parroquia de la Purísima Concepción a eso de las 10 de la noche. Con la Marcha Real y sones del clásico Cristo del Amor, el Señor, que vestía túnica blanca acorde a lo que representa esta celebración de la Transfiguración, iniciaba su recorrido habitual en este día caminando al compás del repertorio preparado por los músicos invitados para la ocasión.
     Tras algo más de una hora de recorrido la procesión reviraba ya hacia la calle Portales iniciando la búsqueda de la Plaza Real a la que el Señor entraba con los sones de Gitano, Tú eres... de Santa María que se siguieron de las marchas El Salvador y finalmente Réquiem para realizar su entrada pasada la medianoche, terminando así otro día más de convivencia musical en los que poder disfrutar de la fraternidad entre músicos de distintos puntos, una experiencia más de las que gustan ser compartidas y vividas para el recuerdo.

     Agradecemos como siempre a los músicos que respondieron a la invitación acudiendo a este acto para representar a nuestra Agrupación Musical, y como no nuestro agradecimiento a la Banda anfitriona por su invitación y contar con nosotros para este día, especialmente a su director Fernando Pistón y también a su director musical Sergio Martínez, y sin dejarnos atrás a todos los músicos que también acompañaron a esta banda este día por darnos otro momento disfrutando de una gran compañía y haciendo lo que más nos gusta que es la música.

Volvimos a acompañar a la Reina de los Ángeles de Villalón

     El pasado día 2 de agosto, miércoles, nuestra Agrupación se trasladó a la cercana pedanía de Villalón, en el término municipal de Fuente Palmera, para acompañar con su música a su Patrona, la Reina de los Ángeles, en su procesionar por sus calles.

     Como es habitual en esta procesión estival que suele suponer la última de nuestro curso, la comitiva procesional partió desde la Plaza mayor de esta localidad al término de la Eucaristía previa, saliendo algo pasadas las 10 de la noche, iniciando su caminar a hombro de sus portadoras con la marcha ¡Oh, pecador!, sin duda alguna la marcha de este curso en nuestra banda, seguida de los compases de Oración.
     La Virgen de los Ángeles siguió su habitual recorrido, revirando hacia los límites de la pedanía para luego internarse en sus calles y volver a la Plaza principal a la que entró con la marcha Costaleros del Amor, recogiéndose con el habitual Himno Nacional y el canto previo de una salve por parte de sus vecinos y devotos, teniendo su entrada pasada la medianoche.

     Con esta actuación, como indicamos, nuestra Agrupación cierra su curso, si bien este año, motivado por el parón sufrido durante todo el mes de junio y parte de julio debido a las incidencias sufridas en nuestro local de ensayo y los ensayos perdidos durante este tiempo, la Agrupación no tendrá su típico periodo vacacional en agosto, salvo en las jornadas de la Feria de Agosto de nuestra localidad, por lo que en las próximas semanas se retomarán los ensayos a modo de pretemporada para comenzar a preparar el próximo curso.

jueves, 3 de agosto de 2017

Nuestro repertorio semana a semana: En la Gloria, Dios te Salve

FICHA:

-Título: En la Gloria, Dios te Salve.
-Autor: José María Sánchez Martín.
-Año de composición: 2003.
-Dedicatoria: a la memoria de un amigo.
-Origen: Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús Despojado de Jaén.
-1ª Grabación: en el disco El sentir de una Fe (2003) de esta Agrupación jiennense.
-En nuestro repertorio desde: 2016.
-Estrenada: marcha con un recuerdo especial pues fue la única marcha cuyo montaje fue pensado para ser estrenada en las que fueron nuestras Jornadas de Puertas Abiertas por nuestro X Aniversario, el 24 de septiembre abriendo la salida extraordinaria de María Santísima de la Concepción de nuestra Ciudad.
-Arreglos: el propio autor realizó una actualización de esta marcha, siendo nuestra Agrupación, de momento, la única que cuenta con dichos arreglos.

José María Sánchez Martín
Foto: Diario de Morón
De una marcha de uno de nuestros antiguos directores pasamos a una de quien actualmente ocupa dicha posición, José María Sánchez Martín, e igualmente otro tema no propio pero sí de los quizás más populares de este compositor y de su banda de origen, la Agrupación de Jesús Despojado de Jaén de la que ya hemos hablado con ocasión de otra marcha (Costaleros del Amor).

Y es que Sánchez Martín, aunque comenzó componiendo para la Agrupación de la Fuensanta de su localidad natal, Morón de la Frontera, quizás alcanzó más fama gracias a una estrecha relación musical con la mencionada Agrupación jiennense, relación que comenzó con la marcha Salud de San Jerónimo, grabada en el primer disco de Despojado junto con temas como Vera-Cruz y Amanecer en Triana, y que ha continuado y continúa hasta hoy con temas bastante conocidos y reseñables para el público cofrade como su Trilogía (Al compás del Amor + ...y expiró el Hijo de Dios + Por siempre Despojado), Un Ángel te consuela, Despojando tu Amargura, hasta más recientes como Soberano de la Salud, Maestro de nuestra Fe y En tu ausencia, creando un binomio banda-autor que hacen de Sánchez Martín un compositor bastante importante, si no el que más, dentro del estilo Despojado.

Entre ellas esta En la Gloria, Dios te Salve es una de las más difundidas, si bien responde más a los comienzos de dicha vinculación se podría decir, ya que es de las primeras marchas de Sánchez Martín para Jesús Despojado, siendo recogida en el segundo trabajo discográfico de esta banda. La composición, de hecho, responde digamos a una primera etapa del autor, una etapa algo menos espectacular que casi nada tiene que ver con las obras casi sinfónicas actuales, estructuralmente y en ciertos motivos muy similar por ejemplo a la anterior en el tiempo Amanecer en Triana: el pasaje muy rítmico con la percusión a palilleras que está presente en ambas marchas), presencia de la corneta tanto en la melodía como instrumento solista, solo de trompeta,..., si bien la marcha de la que hablamos aquí está compuesta en una tonalidad mayor (Lab mayor) que tras el duo de trompeta cambia a su relativa (Fa menor) y que le da una personalidad entre alegre y nostálgica a la marcha.

Caratula del disco "El Sentir de una Fe"
en el que se incluye esta marcha
La marcha fue grabada en el disco El sentir de una Fe (al que da título una obra, aunque de concierto en este caso, también del propio Sánchez Martín) de 2003, año de composición de la marcha (la fecha exacta de composición sería el 24 de enero de 2003 si atendemos al guion de la obra), y en dicho disco (y también en dicha partitura) se menciona una sencilla dedicatoria: "A la memoria de un amigo...".
Para finalizar este análisis, cabría destacar que para su montaje en nuestra Agrupación, que fue propuesto por el propio compositor, él mismo quiso llevar a cabo una revisión de su obra, una obra suponemos bastante significativa para él; una actualización de la marcha que, sin perder su esencia, ya que la marcha es perfectamente reconocible, permite ver la propia evolución del autor a través de los años conforme ha crecido su propia obra y ha ampliado sus conocimientos, recurriendo por ejemplo, como se puede observar en algunos fragmentos, a "limpiar" cierta carga en los instrumentos acompañantes buscando resaltar más el aspecto armónico de la marcha que es donde quizás más se nota el arreglo, un arreglo que, como curiosidad final, podemos decir que fue estrenado por nada menos que unos 220 músicos pues se decidió estrenar con ocasión de nuestras I Jornadas de Puertas Abiertas con motivo del X Aniversario de nuestra Agrupación.