jueves, 22 de junio de 2017

Nuestro repertorio semana a semana: Cantemos al Amor de los Amores (Himno Eucarístico)

FICHA:

-Título: Cantemos al Amor de los Amores.
-Título original: Himno de los adoradores.
-Autor: Juan Ignacio Busca de Sagastizábal.
-Año de composición: 1911.
-Dedicatoria: ninguna, himno religioso dedicado al Santísimo Sacramento de la Eucaristía
-Origen: adaptación a la plantilla de Agrupación Musical del Himno oficial del XXII Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Madrid en 1911.
-1ª Adaptación: Agrupación Musical Santa María Magdalena de Arahal (Sevilla).
-1ª Grabación: en el disco Marchas procesionales (1985) de la misma.
-En nuestro repertorio desde: 2017.
-Estrenada: el montaje de esta marcha se estrenó en nuestra Agrupación el Martes Santo de este año 2017 acompañando al paso de Jesús Cautivo de nuestra localidad.
-Arreglos: de Francisco Nogales con revisión de José María Sánchez Martín y adaptada a la instrumentación de nuestra Agrupación.

Ha querido darse la casualidad de que, habiendo sido la semana pasada la celebración de la festividad del Corpus Christi y estando en muchas localidades y Hermandades todavía celebrándose esta festividad en honor a Jesús Sacramentado, nos toque esta semana en esta sección el análisis de la adaptación de uno de los cantos eucarísticos más conocidos, si no el más conocido de todos, y que sin duda es de los más interpretados en estos días.
Hablamos del popularmente conocido como Cantemos al Amor de los Amores, así llamado tradicionalmente al tomar la primera frase de su letra, también conocido simplemente como Himno Eucarístico, aunque titulado en origen como Himno de los adoradores, un canto que podríamos definir como "polivalente" pues es de los pocos, si no el único, canto que ha sido adaptado para los tres grandes estilos de la música procesional: Banda de Música, Agrupación Musical y Cornetas y Tambores. Pero hablemos antes del origen del tema en sí y su historia.

Juan Ignacio Busca de
Sagastizábal
Foto: web familia Busca
Con ya más de 100 años de historia, el tema original fue compuesto por Juan Ignacio Busca de Sagastizábal, compositor vasco, nacido en Zumárraga en 1868, trasladándose a Madrid, donde completaría su formación musical, definitivamente en 1899 cuando empieza a ejercer de organista en varios templos de la ciudad. En unos años, estos de inicios del siglo XX, de los que en el panorama musical ha trascendido más la música profana para géneros como la zarzuela, Busca Sagastizábal pasó a la posteridad con la composición religiosa especialmente a raíz del encargo de este tema. Se trató de poner música al Himno oficial del XXII Congreso Eucarístico Internacional que se iba a celebrar en Madrid entre los días 23 de junio y 1 de julio de 1911 siendo la letra del Padre Restituto del Valle Ruíz, fraile agustino. Compuesto originalmente en la tonalidad de Fa mayor para coro con acompañamiento de órgano, es reseñable que este Himno curiosamente fue de lo poco que pasó a la historia de aquel prácticamente olvidado congreso tal vez por su calidad musical, algo que mencionaban crónicas de la época, si bien esas cualidades hoy en día no se pueden apreciar en su totalidad posiblemente debido a que el Himno fuera posteriormente adaptado a la sensibilidad musical del Concilio Vaticano II cuyas versiones aun se siguen interpretando hoy día en España y Latinoamérica.

Primera página de la
partitura original del
Himno
Fuente: web familia Busca
Mencionábamos arriba como este Himno ha sido adaptado para los tres estilos de música procesional de banda. Y es que, aunque la adaptación de cantos litúrgicos sea un sello casi distintivo de nuestro género de las Agrupaciones Musicales, este Himno eucarístico tan popular y tan oportuno para el acompañamiento musical de procesiones eucarísticas, de hecho no fue adaptado primero para nuestro género y luego para los demás como sucede con otros temas populares (como La saeta), sino que la primera "adaptación" fue para Banda de Música. Habría que remitirse a un año entre este de 1911 y 1922, año del fallecimiento del compositor José Blanco quien compone la marcha Triunfal, una marcha eucarística basada casi en su totalidad en este Himno al que Blanco añadió una introducción y un trío propios.
No sería hasta los años 80 cuando Manuel Rodríguez realizara la primera adaptación, esta vez sí del propio canto, para su banda de Arahal, manteniendo la tonalidad e incluyendo de hecho la introducción y el final que en el canto original interpreta el órgano. Desde entonces numerosas Agrupaciones vienen interpretando este Himno Eucarístico, si bien en algunos casos otras optaron por tomar una adaptación de la marcha Triunfal de José Blanco solo que eliminando el trío.
El último estilo en adaptar este canto fue el de Cornetas y Tambores, ya en el presente siglo XXI, con una adaptación a cargo de la conocida Banda de Las Cigarreras de Sevilla, banda que, al igual que la adaptación del maestro Rodríguez, adaptó el canto original con introducción y coda aunque modificando la tonalidad a un Mib mayor para poderse interpretar con la corneta Do/Reb.

En el caso de nuestra Agrupación, la versión es un arreglo sobre la adaptación del canto original tal y como la realizara el maestro Manuel Rodríguez, siendo una versión de Francisco Nogales, uno de los directores musicales de la Agrupación de la Fuensanta de Morón de la Frontera, revisada por nuestro director musical, y también director musical de la Fuensanta, José María Sánchez Martín. Al contar la banda moronense con una instrumentación distinta, esta partitura se hubo de instrumentar para nuestra banda, instrumentación que corrió a cargo de nuestra dirección sin variar nada en el aspecto de la misma.
Como curiosidad la marcha se empezó a montar el mes de mayo del pasado año con vistas a ser interpretada en el acompañamiento de la procesión del Corpus Christi de Fuente Palmera, algo que, por motivos de falta de tiempo, no pudo suceder finalmente, decidiéndose mantener la marcha en el repertorio desde entonces.

Concluimos así el análisis de una marcha tan adecuada a estos días en que se celebra la festividad en honor a Jesús Sacramentado.

jueves, 8 de junio de 2017

Nuestro repertorio semana a semana: A los pies de Sor Ángela

Regresamos con esta sección a nuestra web para añadir a la misma el análisis de las marchas que se han incorporado este año a nuestro repertorio.

FICHA:

-Título: A los pies de Sor Ángela.
-Autor: Francisco David Álvarez Barroso.
-Año de composición: 1999.
-Dedicatoria: a los costaleros del Cristo de la Presentación de la Hermandad de San Benito de Sevilla y al momento de la ofrenda floral al monumento de Santa Ángela de la Cruz cada Martes Santo.
-Origen: Agrupación Musical Nuestra Señora de la Encarnación, San Benito, de Sevilla.
-1ª Grabación: en el disco X aniversario (2001) de la misma banda.
-En nuestro repertorio desde: 2017.
-Estrenada: el montaje de la marcha se estrenó en el V Certamen "Sones de Fe" de la Agrupación Parroquial Paz y Estrella celebrado en febrero de 2017 en Alcalá de Guadaira (Sevilla).

Como decimos, nuevamente regresa esta sección para analizar las marchas que conforman nuestro repertorio, tocando el turno a las que han sido novedad en la ampliación de repertorio producida este año.
Y siguiendo la filosofía de la Agrupación en estos últimos años en cuanto a las marchas a incorporar, se decidió incorporar la marcha que hoy nos ocupa otra gran marcha popular, otro clásico de una banda que ya analizamos en otras marchas anteriores como es la Agrupación sevillana de Nuestra Señora de la Encarnación, también conocida como San Benito por la Hermandad a la que pertenece y a la que, en parte, también se dedica esta marcha.

Francisco David Álvarez
Foto: web AM Encarnación de Sevilla
A los pies de Sor Ángela es quizás la segunda marcha más difundida del repertorio de esta banda de la Calzá y la más popular de su autor, Francisco David Álvarez Barroso, nacido en Dos Hermanas que hasta el año 2010 formó parte de la dirección musical de San Benito siendo uno de sus más destacados compositores y definidores del estilo de dicha banda hasta ese año en que pasa a la famosa Banda de la Presentación de su localidad natal de la que también forma hoy parte de su dirección musical.
Y es una de sus marchas de su primera época, podríamos decir, de juventud, tal es así que la marcha bebe del estilo que la banda comienza a adoptar en los años 90 muy inspirado en el estilo de Arahal y sobre todo de la Estrella de Dos Hermanas, compartiendo esta marcha características que ya hemos vinculado a las bandas mencionadas en numerosas marchas ya analizadas en esta sección, como tonalidad La menor, escrita en este caso para corneta de pistones, con una melodía muy identificativa y fácilmente divisible en pasajes que se van repitiendo con alguna modificación sobre todo en la dinámica. Inicia una introducción breve que se repite, dando paso a una primera parte en piano que se repite en forte, una parte central tipo solo que da lugar al típico final en ritmo, marcha por ello también muy costalera.

La dedicatoria y la historia de la marcha, bastante curiosa, la tomamos del propio autor que la cuenta en su blog y que aquí resumimos.
Ofrenda floral ante el
monumento de Santa
Ángela de la Cruz
Foto: web La Sevilla que
no vemos
Era intención del autor dedicar una marcha a la cuadrilla de costaleros del Cristo de la Presentación de la Hermandad de San Benito y que se inspirase en el momento de la ofrenda floral que cada Martes Santo éstos hacen al monumento de Sor (ahora Santa, pues fue canonizada años después) Ángela de la Cruz que se ubica ante la Iglesia de San Pedro y en el que se inspira el título. Cuenta el autor que lo primero que pensó fue el llamativo título, siendo la composición posterior, una composición que se gestó en un día, en concreto en el día de Nochevieja (31 de diciembre) de 1999. Narra el autor como en la mañana de tan señalado día le comenzó a surgir una melodía sencilla pero hermosa y comenzó automáticamente a escribir y armonizar el tema, marcha iba "saliendo sola". En un día como el de Nochevieja, en que todo el mundo está pensando en celebrar el Fin de Año y haciendo preparativos, Álvarez Barroso pasó toda la jornada ante el ordenador gestando una marcha y gestó una de las piezas de más calado del repertorio de su anterior banda, marcha que, como casualidad terminó poco antes de la entrada del año 2000: "Me levante a las doce menos cinco de la noche con ella terminada, contento, cansado y satisfecho de mi nueva marcha. Y del ordenador me senté a comerme las uvas sin haber cenado todavía", explica el autor en la entrada que enlazamos a su blog.
Nuevamente una intrahistoria curiosa para otra marcha más con la que retomamos esta tradición de nuestra web.