viernes, 1 de abril de 2016

Crónica del Viernes Santo 2016: y Cristo fue la Salud en La Campana


     Con los días grandes se acerca también el fin de otra Semana Santa más. Es la tarde del Viernes Santo, los velos cubren los Sagrarios de los templos, en la noche muchas parroquias han velado ante Jesús Sacramentado. Cristo ha expirado a la hora nona por la salud del mundo y en La Campana, en esa misma tarde, su cuerpo inerte en la Cruz nos recuerda el sacrificio divino.
    Son las 7 y media de la tarde. Penúltima de nuestras salidas en este día grande de la Semana que para un músico cofrade también coincide con los días de mayor cansancio físico y mental. El Jueves Santo ha sido intenso, la Madrugá larga y emocionante, un breve descanso y el Viernes Santo nos espera a las puertas del antiguo Convento franciscano de San Sebastián en esta localidad sevillana que pisamos por segunda vez esta Semana Santa, aunque la alegría e ilusión vistas el Lunes hoy se tornan luto y dolor por la muerte de Cristo.
     Nazarenos de verde y blanco dan paso a la serena estampa de Cristo que, Reo de muerte, cuelga ya su cuerpo del madero. Suena precisamente Reo de muerte tras el Himno nacional para, después, interpretarse Redención en honor a ese Cristo, Salud del mundo, que se expuso al suplicio de la Cruz por la Redención.
    Se inicia así el recorrido de la cofradía en el que la banda no cesa sus sones a cada chicotá en un repertorio donde lo clásico y lo serio se entremezclan acorde a la jornada. Con el ocaso, la procesión casi alcanza la calle Nueva con Nazareno de la Trinidad para dirigirse al primer templo de la localidad, la Parroquia de Santa María la Blanca. Con Jesús del Prendimiento el Crucificado se acerca a los muros de este templo, previo a saludar a las Hermandades que allí tienen su sede, saludo que se hace con la marcha ¡A la Gloria!, marcha que no ha dejado de aparecer en momentos destacados como este en toda la Semana, seguida tras una parada de cortesía por La saeta y Virgen de las Angustias enlazadas sin solución de continuidad con cuyos acordes revira el paso en la Plaza de Andalucía para buscar su vuelta no sin antes bendecir más calles de su pueblo: calle Carmona hacia la Avenida de Lora del Río, en los límites casi de la localidad, para tomar la calle San Nicolás.
     Un último paso por la Plaza de Andalucía, aunque ya a la vuelta y caída ya la noche, hace que la procesión encare la calle Larga con la banda siempre sonando. Con Estrella Redentora, el paso se acerca a un último instante destacado, en el saludo ante las puertas de la Iglesia de San Lorenzo, en el que suena la marcha propia El Cielo es tuyo y posteriormente Oración.
    Quedan ya pocos metros recorriendo la subida de la calle Convento que ya se recorrió a la ida buscando la Plaza del Convento de San Sebastián. Suenan las últimas marchas, Jesús del Prendimiento y ¡A la Gloria!, las marchas más destacadas y buscadas de nuestro repertorio este año, para dar el Señor la última revirá con La saeta como ha venido haciendo los últimos años a nuestros sones.
    Con ella se cierra un nuevo Viernes Santo más, dejando a solo un acompañamiento el final de otra Semana Santa más, la de nuestro X Aniversario, para la Agrupación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario