lunes, 28 de marzo de 2016

Crónica del Domingo de Ramos (tarde) 2016: Tocina, donde todo comenzó...


     La jornada inaugural de la Semana Santa continuaba para nosotros en la tarde con un segundo destino. Este año, debido a nuestro acompañamiento en la mañana, no quiso la suerte que nuestra Semana Santa de nuestro X Aniversario comenzara como comenzó la de aquel primer 2006, pero siempre es especial regresar a las calles de Tocina en la tarde del Domingo de Ramos puesto que fue en un día como este de hace diez años cuando tras este misterio de Jesús entrando triunfal en esta Jerusalén tocinera comenzó la primera de nuestras muchas Semanas Santas.
     Hoy diez años después, en esta segunda etapa que acompañamos esta Hermandad, tanto la Hermandad como nuestra Agrupación han cambiado, ambas hemos madurado, y en nuestro caso no somos aquella precoz Agrupación que en apenas meses se hubo de montar a prisas y que por no llevar no pudo ni llevar gorras en aquel Domingo de Ramos. Ahora, musicalmente se sigue avanzando, se cuenta con un repertorio mayor, la madurez también lo es y eso es lo que se quiere hacer ver en este día: que tras diez años la evolución es evidente y lo es por y para estas Hermandades que confían y confiaron en nuestra música de las que la Vera-Cruz de Tocina al contar con nosotros para su Borriquita fue la primera.
     Sale la Cruz de Guía a las 6 de la tarde, puntual, pues las lluvias ya han dejado de ser una amenaza a lo largo del día. La adintelada puerta de la Ermita de la Soledad en el barrio de esta Hermandad, en el barrio de la Vera-Cruz, cobijaba la dificultosa salida. Sones del Himno nacional seguidos de la marcha Cinco Llagas que inauguraban un repertorio clásico en este día donde los más pequeños son los protagonistas.
    Se dirige el cortejo a cruzar las vías del ferrocarril para abandonar su barrio con Cerca de Ti para afrontar el camino hacia el Barrio del Polvito, barrio con especial devoción hacia la Hermandad de la Vera-Cruz, donde a los sones de ¡A la Gloria! para saludar a una de las Hermandades de Gloria, la del Rocío, para posteriormente buscar los aledaños de la Parroquia de San Vicente con Alma de Dios, marcha fija en esta calle, se llegaba a la Plaza de este templo, del que en aquel Domingo de Ramos sonó nuestra banda por primera vez en una Semana Santa, con la marcha Virgen de la Paz.
     Comenzaba ya a caer el sol y con ello se iniciaba el regreso de la procesión, con otros momentos especiales como el saludo ante la Hermandad del Gran Poder, llegándose a su barrio, a su calle Vera-Cruz con la marcha ¡Oh, bendita Estrella!, marcha que marcó, tras Presentado a Sevilla la última chicotá cuando ya pasaba el reloj de las 10 de la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario