jueves, 12 de julio de 2018

Nuestro repertorio semana a semana: Ave María

Y, retomando una costumbre de nuestra web, volvemos a analizar una por una las nuevas composiciones que han entrado esta temporada en nuestro repertorio.

FICHA:

-Título: Ave María.
-Autor: Vladímir Fiódorovich Vavílov.
-Año de composición: 1970.
-Dedicatoria: ninguna, pieza tipo “pastiche” o “engaño musical histórico” compuesta para la oración católica del “Ave María” e inspirada en la música barroca.
-Origen: adaptación a la plantilla de Agrupación Musical de la pieza lírica/coral popularmente conocida como “Ave María de Caccini” por ser atribuida tradicional y erróneamente al compositor barroco Giulio Caccini
-1ª Adaptación: la primera adaptación “cofrade” la realiza en 2013 la conocida Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora de la Victoria, “las Cigarreras” de Sevilla.
-1ª Grabación: en el disco Gratia Plena (2016) de la Agrupación Musical Virgen de Gracia de Archidona (Málaga).
-En nuestro repertorio desde: 2018.
-Estrenada: se interpreta esta adaptación por primera vez en la calle en la procesión de San Juan Bosco de Palma del Río en enero de 2018.
-Arreglos: de Christian Palomino Olías.

Volvemos como cada temporada a esta sección de nuestra web, y lo hacemos con la que sin duda es una de las composiciones, por no decir la que más lo está, de moda dentro de los repertorios de la música cofrade contando con adaptaciones en cualquiera de sus 3 estilos para banda e incluso siendo interpretada hasta en música de capilla y vocal, tanto en procesiones como en cultos internos y actos de nuestras Hermandades.

Hablamos del Ave María, popularmente llamado como “de Caccini”, uno de los “Ave María” más famosos del mundo, una pieza con una melodía especialmente hermosa y conmovedora que se ha hecho hueco en nuestra Semana Santa especialmente desde que la popular Banda de “las Cigarreras” de Sevilla la adaptara y la estrenara en Cuaresma del año 2013.

Como indicamos, es tradicionalmente conocido como “Ave María de Caccini” (para distinguirlo de otros) pues su composición se atribuyó durante décadas al compositor tardo-renacentista/barroco italiano Giulio Caccini (1551-1618). Sin embargo la realidad descubierta hace ya bastantes años sobre su autoría dista mucho de esta atribución, y es que este Ave María ni es una obra del mencionado Caccini ni mucho menos es una pieza barroca y ni siquiera es italiana.
Vladímir Fiódorovich Vavílov
En concreto este Ave María se trata de algo que es conocido como un “engaño musical”, práctica que consiste en que un compositor, normalmente contemporáneo, crea una obra que intenta imitar música del pasado y la atribuya a algún compositor reconocido para que la obra parezca de mayor categoría (práctica a la que pertenece, por ejemplo, otra obra muy popular como es el Adagio llamado de Albinoni que en realidad era del compositor contemporáneo Remo Giazotto).
Fue Vladímir Fiódorovich Vavílov, guitarrista, laudista y compositor soviético (pues vivió entre 1925 y 1973, cuando todavía existía la URSS) el verdadero autor de esta pieza que nos ocupa, quien la compuso hacia 1970 cuando él mismo la graba en un disco titulado “Música de laúd de los siglos XVI-XVII”, publicado por la discográfica “Melodiya” (que era propiedad del estado soviético). En este disco, a pesar del título, todos los temas eran obra de Vavílov pero él mismo los atribuía a compositores renacentistas o barrocos o directamente los ponía como piezas anónimas de esos periodos. El motivo de esta decisión lo explicaría Tamara Vavilov, su hija, ya fallecido éste:
“Mi padre estaba convencido de que las obras autodidactas de un desconocido compositor con el vulgar apellido "Vavilov" nunca serían publicadas. Pero él realmente quería que su música llegara a la audiencia y llegó hasta el extremo de dar toda la gloria a los compositores medievales y "autores desconocidos".”
Portada original del disco "Música de
laúd de los siglos XVI-XVII"
Como curiosidad, en este disco original, el Ave María aparecía como obra anónima, no siendo suya la atribución a Caccini con la que pasó a la posteridad. Posiblemente fue su compatriota, el organista Mark Shakhin, quien colaboró con Vavilov en el citado disco, quien tras su muerte difundió así la obra que apareció por primera vez vinculada al compositor italiano en otra grabación discográfica de Melodiya en 1975.

Algunos entendidos, no obstante, no se explican cómo esta atribución pudo “colar” durante tantos años. Analizando otras obras de Caccini en comparación a este Ave María, la música de Caccini es la música propia del tardo-Renacimiento y primer Barroco, con armonías más elaboradas y con una melodía prácticamente supeditada a los largos textos religiosos pues hay que recordar que nos encontramos en plena época de la Contrarreforma, con una Iglesia Católica que velaba por el estricto cumplimiento de la doctrina y la efectividad y claridad a la hora de transmitir su mensaje. En cambio la pieza de Vavilov usa una armonía tonal más clásica, siendo armónicamente más simple, y con una melodía que claramente prevalece sobre el texto, un texto que además queda reducido solo a sus dos primeras palabras, algo que no hubiera sido permitido para nada en la Iglesia de aquel momento.

Sobre la versión que interpreta nuestra Agrupación, se trata de una adaptación del jiennense Christian Palomino Olías. De inicio la versión sigue a la que ya popularizara “las Cigarreras”, siendo una versión “corta” del Ave María grabado originalmente por Vavilov, pues se interpreta desde su segunda mitad usando como introducción el “puente” que en dicha grabación realiza el órgano y en la tonalidad de Fa menor para facilitar la incorporación de la corneta. La diferencia más notable es que, en lugar de solamente la corneta como en la versión “las Cigarreras”, las partes solistas se turnan entre solo de corneta y trompeta, siendo diferente a esa versión también el final, interpretado en nuestra banda por las voces principales de bajo (trombón 1ª y bombardino 1ª), que reproduce una introducción que se puede escuchar en algunos arreglos para orquesta y coro de este Ave María, como éste.

Dejamos como aporte final a esta historia un final que, por desgracia, no pudo ser feliz: apenas unos años después de publicar este disco con ésta, su pieza que quizás ha pasado más a la posteridad, el 11 de marzo (fecha muy significativa para un servidor, por cierto) de 1973, Vladímir Fiódorovich Vavílov fallecía con apenas 48 años de edad. Y lo hacía sufriendo la agonía de un cáncer de páncreas y en la pobreza, sin haber podido disfrutar en vida de la fama y reconocimiento que posteriormente tuvo su obra. Ni años después, cuando el Ave María se popularizó del todo siendo interpretado por grandes intérpretes del mundo de la música, siquiera este humilde músico, tan humilde que con tal de que se escuchara su música prefirió permanecer en la sombra, tampoco llegó a ser reconocido, llevándose el mérito un compositor que no lo fue de esta obra. Años hubieron de pasar para que el apellido Vavilov, el que él mismo decía que era un apellido “vulgar”, se asociara como debía ser, con su obra.
Pero, desgraciadamente, todavía no se ha hecho justicia con este compositor: en la actualidad, a pesar de haberse desmentido ya la antigua atribución, aun hay gente que sigue hablando del Ave María de Caccini, y el remate lo ha venido a dar precisamente nuestra música, la música procesional, que aun sigue perpetuando el error, condenando al ostracismo al verdadero artífice de dicha música, y todo hace indicar que se hace por guardar unas apariencias, por alguna necesidad de aparentar que se es más culto por ello, porque vende más un apellido con el soniquete italiano como es Caccini y hablar de que se ha adaptado una pieza barroca, que la realidad.

Que menos, desde aquí, que intentar devolver aunque sea un poco la gloria a un hombre que, ya no es que no pudiera disfrutarla en vida, es que además se marchó de una forma tan injusta y dolorosa. Que menos que los cofrades seamos fieles a la realidad y empecemos también ya a llamarlo por derecho como corresponde: el Ave María de Vavilov.

miércoles, 18 de abril de 2018

Semana Santa 2018: resumen musical

     Vistas todas las crónicas de todas las procesiones que han conformado nuestra Semana Santa 2018, repetimos la experiencia que ya hemos hecho tradición, recopilando los datos de todas ellas para llevarles nuestro anual resumen estadístico sobre la música interpretada por nuestra Agrupación en la presente Semana Santa.

- Durante la Semana Santa 2018 hemos acompañado a un total de 8 salidas procesionales, lo cual ha sido una menos que en 2017 pero las mismas que en 2016, de las cuales todas han podido salir y, salvo una de ellas, casi todas realizaron sus recorridos al completo, sumando un total de unas 30 horas aproximadamente de procesiones (6 menos que en 2017 -una procesión menos-, y solo una hora menos que 2016), por lo tanto, obviamente se han interpretado menos marchas que el año pasado, aunque veremos que no demasiadas menos (a pesar del dato de haber acompañado una procesión menos). También ha disminuido, aunque no demasiado, el número de marchas interpretadas en pasacalles.

- El repertorio este año ha contado con 49 marchas procesionales (incluido el Himno Nacional) a las que añadiremos en este resumen 1 marcha de paso ordinario.

- El total de marchas interpretadas a lo largo de toda la Semana Santa 2018 de nuestra Agrupación es de 259 (+10) (recordamos que las +10 corresponden a las marchas interpretadas en pasacalles). Son solo 7 marchas menos en lento y 8 en ordinario que en 2017 (266 +18), una reducción no muy notable teniendo en cuenta que se ha acompañado una procesión menos. De hecho, comparado con 2016 (cuando se acompañaron las mismas procesiones y se estuvo una hora más en la calle, sumando 246,5 +6 marchas) vemos que en verdad podemos hablar de un aumento.

- Dicho aumento se hace mucho más visible si vemos la media de marchas por día, que con estos datos en la mano podemos calcular que ha sido de 32,38 marchas/día. Cifra superior a las medias de 2017 (29,56) y de 2016 (30,81), teniendo que tener en cuenta además que a dicha media no se añaden las marchas en pasacalles. Agregando las marchas en pasacalles, la media sumaría un +1,25 marchas/día, lo que daría una media de 33,63 marchas/día, número igualmente mayor a pasadas experiencias.

- Según las horas aproximadas que hemos estado en las calles acompañando a todas nuestras cofradías, calculamos que se han interpretado unas 8,63 marchas/hora. El dato vuelve a ser bastante superior tanto al de 2017 (7,39 marchas/hora, como al de 2016 (7,95 marchas/hora), y repetimos que en esas horas de acompañamiento no incluimos ni el tiempo empleado en pasacalles ni las marchas interpretadas en los mismos.

- De la totalidad de las 49 marchas procesionales, se han interpretado solo 47 de ellas, excluyéndose al final 2 de ellas repitiendo lo sucedido desde 2015. A continuación les dejamos el cuadrante de marchas correspondiente a esta Semana Santa 2018:
 Marchas Semana Santa 2018:
 Marcha
 Nº de interpretaciones
 Marcha
 Nº de interpretaciones
Himno Nacional
17
La saeta
9
¡A la Gloria!
5
La Salve
4
A los pies de Sor Ángela
7
Los niños hebreos
2
A ti, José
6
Nazareno del Cielo
6
Alcaicería
2
Nazareno de la Trinidad
5
Alma de Dios
3
Nuestro Padre Jesús de la Victoria
5
Aurora de Resurrección
7
¡Oh, bendita Estrella!
6
Ave María
8
¡Oh, pecador!
8
Cantemos al Amor de los Amores (Himno Eucarístico)
6
Oración
7
Cerca de Ti, Señor
9 (+3)
Penas de San Roque
5
Christus Vincit
2
Perdona a tu pueblo
2
Cinco Llagas (Shalom, Hosanna)
5
Presentado a Sevilla 
5
Consuelo gitano
6
Puente de San Bernardo
2
Costalero
2
Redención
7
Costaleros del Amor
10
Redención, Pasión y Amargura
6
Cristo de la Salud y Buen Viaje
2
Reo de muerte
6
Cuando me alejé de Ti
8
Resucitó
5
Dolor, lágrimas y sumisión "Gólgota"
2
Sagrada Cena
2
El Cielo es tuyo
5
Salud de San Bernardo
0
En la Gloria, Dios te Salve
12
Salve, Don Bosco Santo
1
Estrella Redentora
0
Santa María de la Esperanza
4
Estrella, Reina del Cielo
7
Virgen de las Angustias
7
Himno de San Antonio
5
Virgen de la Hiniesta
3
Jesús del Prendimiento
8
Virgen de la Paz
6
Jesús Despojado
2
Heroína (marcha ordinaria)
+7

De los datos recogidos en este cuadro contemplamos:
-Las marchas más interpretadas han sido:
      · Obviamente en primer lugar el Himno Nacional (17 interpretaciones).
      · En primer lugar de marchas procesionales está En la Gloria, Dios te Salve con 12 interpretaciones (4,63 % del total).
      · Segunda, con 10 interpretaciones, Costaleros del Amor (3,86 % del total). Le siguen con 9 cada una Cerca de Ti, Señor y La saeta (3,47 % del total cada una)
      · Contando las marchas en pasacalles, Cerca de Ti, Señor sumaría 12 interpretaciones (9 en procesiones y 3 en pasacalles) por lo que igualaría, con este dato, a la primera marcha más interpretada..

-En el "farolillos rojo", las marchas menos interpretadas han sido:
      · Ni Estrella Redentora ni Salud de San Bernardo han sido interpretadas ninguna vez (0 interpretaciones) en toda la Semana Santa. Estas marchas se caerían del repertorio para 2019 si nos atenemos a precedentes de años anteriores en los que las marchas no interpretadas en Semana Santa acaban fuera del repertorio.
      · Con una sola interpretación (1 vez) estaría la marcha Salve, Don Bosco Santo (0,39 % del total). Estaría seguida, con solo 2 interpretaciones cada una, de un grupo de 10 marchas formado por: Alcaicería, Christus Vincit, Costalero, Cristo de la Salud y Buen Viaje, Dolor, lágrimas y sumisión "Gólgota", Jesús Despojado, Los niños hebreos, Perdona a tu pueblo, Puente de San Bernardo y Sagrada Cena (0,77 % del total cada una).

- La Agrupación ha interpretado alguna de sus marchas propias en 21 ocasiones (un 8,11 % del total), por lo que sigue descendiendo la estadística: un 0,16% menos que en 2017 pero casi un 2% menos que en 2016 (cuando se interpretaron marchas propias el 10,14 % de las veces) y es incluso casi la mitad de los datos de 2015 (cuando las marchas propias supusieron un 15,19 % del total).
- A ti, José junto con Nazareno del Cielo, ambas con 6 interpretaciones (2,32 % del total cada una) son las marchas propias más interpretadas.
- Alcaicería y Dolor, lágrimas y sumisión "Gólgota" marcan su opuesto con solo 2 intepretaciones (0,77 % del total cada una).

-José Manuel Mena Hervás repite, como cada año que llevamos a cabo este resumen, siendo el autor más recurrido, manteniendo las mismas marchas del año pasado y de 2016, 9 marchas en total, que se han interpretado en 46 ocasiones, suponiendo un 17,76 % del total, número mayor al del pasado año.

     A la luz de estos datos y en comparativa con resúmenes anteriores podemos vislumbrar ciertas tendencias en cuanto a gustos y preferencias de nuestra dirección musical y con el gusto de nuestras Hermandades que son las que también solicitan un determinado repertorio.
     Lo primero que resaltar es que la interpretación de marchas propias de nuestra Agrupación cae año a año y ha vuelto a superar su registro mínimo. Como causas podemos señalar al aumento del repertorio no propio (4 nuevas marchas este año), mientras que contrariamente se sigue sin estrenar ni recuperar ninguna marcha propia, llevando el repertorio propio estancado desde hace 3 años, 3 Semanas Santas con las mismas 5 marchas propias. Pero otra causa está también en las propias Hermandades que parecen desconocer y/o no eligen nuestras marchas propias con el consecuente detrimento que eso produce en el dato. Las preferencias se han mantenido del pasado año a este con A ti, José y Nazareno del Cielo como marchas propias "preferidas". Poco aprovechamiento y poca explotación, volvemos a repetir como en 2017, de nuestro repertorio propio, tanto el que está en el repertorio actual como el que hay pendiente de recuperar (y que sigue sin recuperarse otro año más), que no se pone en valor quizás lo suficiente (o no es valorado por quienes eligen los repertorios) y pierde cada vez más peso ante marchas más comunes. 
     Lo segundo destacable vuelve a ser que, mientras la banda tiene esa "carencia" a la hora de poner en valor su propio patrimonio musical propio, lo que pierde por ese lado lo sigue mejorando en variedad. Todo ello, aunque Mena Hervás siga siendo el autor más presente en nuestro repertorio, debido a que el repertorio se sigue ampliando con marchas de diversos estilos, desde clásicos y adaptaciones a marchas modernas. Solo hay que echar un vistazo a la tabla para observar que, salvo contadas excepciones, ninguna marcha ha sido ni mucho más ni mucho menos interpretada que otras. Es decir, se ha diversificado lo suficiente el repertorio hasta el punto que, salvo peticiones expresas de las Hermandades, en ningún acompañamiento ha habido mucha necesidad de repetir marchas, siendo el repertorio en cada jornada completamente diferente al día anterior (salvo algunas marchas que han sido muy solicitadas) y permitiendo adaptarnos a todo tipo de cofradía sea cual sea su corte.
     Si en 2017 ganó presencia la corneta Do/Reb con las novedades incluidas, este año ha vuelto a perder algo más de peso ya que de 4 novedades, 3 usan la corneta de pistones, sin duda la más usada en nuestra banda. 
     Otra tendencia visible respecto a los gustos de la dirección musical y/o nuestras Hermandades, que ya se empezó a ver en 2017 y este año ha ido a más, es que el repertorio clásico sigue perdiendo fuerza en favor de marchas modernas, digamos, más espectaculares, especialmente marchas que en apariencia lucen más o que contienen solos más complejos y vuelven a ser seleccionadas por muchas Hermandades para puntos claves de sus recorridos, siendo 3 marchas en concreto las que más se usan en estos casos: Costaleros del Amor, Cuanto me alejé de Ti y En la Gloria, Dios te Salve. Nuestra Agrupación, además, ha incluido el hoy de moda Ave María de Vavilov (popularmente conocido como de Caccini) que, como era de esperar por su "boom", también ha sido muy solicitado. Estrella Redentora y Salud de San Bernardo, por contra, vuelven a ser las marchas más olvidadas del repertorio, hasta el punto de no haberse siquiera interpretado esta Semana Santa.

     Como conclusión de este estudio anual, algunas de las ideas que extraemos de los datos expuestos son:
-La banda ha aumentado su versatilidad quedando demostrada la variedad de registros que es capaz de interpretar, pudiéndose adaptar a prácticamente cualquier cofradía, aunque si bien hay un estilo de marcha al que está más habituada como es ese estilo que podríamos denominar "estilo Mena Hervás".
-Sin embargo las modas también están influyendo en nuestra banda, como en la mayoría, con consecuencias como el descenso presentado en las interpretaciones de repertorio propio y del clásico más clásico.
-Y finalmente que las estadísticas, objetivamente, vuelven a demostrar la prestancia y fiabilidad de nuestra Agrupación, con un ritmo de marchas interpretadas bastante bueno, prácticamente a marcha por chicotá como se suele decir. Basta señalar un dato: a pesar de contar este año con una procesión menos y con otra que no ha podido completar su recorrido, la banda solo ha interpretado 7 marchas menos que en 2017. La banda vuelve a quedar ante nuestras Hermandades y Cofradías como una banda de plenas garantías, desmontando los tópicos que suele haber que defienden eso del "burro grande, ande o no ande". Como cerramos el análisis de 2017, quizás muchas bandas de mayor número, caché o prestigio no puedan presumir de estos porcentajes en sus propios análisis.

Crónica del Domingo de Resurrección 2018: la Luz de la Resurrección brilló en Villanueva de Córdoba

     Y el ciclo volvió a concluir y comenzar con el amanecer del Domingo, Domingo de Resurrección. El final del camino en el que se inicia uno nuevo, el día que siguió a la noche, la Vida venció a la Muerte, y la Luz a la oscuridad, esa Luz que precisamente forma parte del lema por el XXV Aniversario de la Cofradía del Señor Resucitado de Villanueva de Córdoba, a la que acompañamos por segundo año.

     "25 años de Luz" es el mencionado lema escogido, 25 años celebra esta Cofradía, un cuarto de siglo proclamando la Resurrección por las calles jarotas. Y no podía lucir mejor la mañana del Domingo de Resurrección de este XXV Aniversario que con la hermosa luz de un sol de justicia que además de su luz aportó calor en una Semana Santa en la que la tónica habían sido noches incluso frías. "¿Por qué buscaís entre los muertos al que vive?", preguntó el Ángel del Señor a las Santas Mujeres que se dirigían al Sepulcro. Pero el pueblo de Villanueva se encaminaba a su Parroquia de San Miguel Arcángel para buscar al Señor Resucitado, a contemplar el Sepulcro vacío, igual que lo hace nuestra Agrupación que se encamina cuando se acerca el mediodía a los sones de Cerca de Ti, Señor. Culminan los Oficios del Domingo de Resurrección y las puertas de la Parroquia que dan a la calle Todos los Mártires se abren para dar paso al cortejo de nazarenos vestidos de azul y alba, se inicia la última procesión de una Semana Santa vivida intensamente, como lo han sido todas y como han sido todos los días de la misma. Pronto el paso del Señor afronta la angostura de la puerta para salir a la calle y, tras el pertinente Himno y ser levantado el paso a pulso por su cuadrilla de costaleros, inicia su caminar con el canto Resucitó que anuncia la buena nueva, que Cristo volvió a la vida tras darla por nuestra Redención, marcha con este título que suena para que el paso avance por la calle Todos los Mártires en busca de la calle del Pozo a la que revira con Costalero para sonar después en ella la marcha Aurora de Resurrección, otra marcha dedicada a este misterio glorioso.
     Avanza la jornada y Cristo Resucitado busca bendecir más rincones jarotes, entrando a la calle Canalejas a los sones de Jesús del Prendimiento, buscando la Plaza de la Fuente Vieja hacia calle Parralejo, tramo este que los costaleros afrontan en una chicotá con las marchas ¡Oh, bendita Estrella! y Nuestro Padre Jesús de la Victoria enlazadas, girando pronto a la calle Conquista con Cuando me alejé de Ti seguida de La Salve. Con Virgen de la Paz el paso recorre la calle Conquista como en dirección a su templo pero todavía no buscando su entrada, girando a la calle Anacid con la marcha En la Gloria, Dios te Salve. A partir de este punto la procesión está ya en su mitad final, discurriendo por lo que resta de calle Anacid, el tramo de calle Quevedo y parte de la calle Contreras con marchas algo más clásicas como Penas de San Roque o Virgen de la Hiniesta.
     Sin embargo, llega el final de la calle Contreras caminando con la marcha propia A ti, José revirando a calle Herradores. Y en este punto el paso se dispone a entrar en la Plaza de España, Carrera Oficial de la Semana Santa de Villanueva. La mano diestra del Señor apunta al Cielo azulado, a la Gloria, y sin preámbulo de tambor tras levantarse el paso suena precisamente esa marcha, ¡A la Gloria!, la Gloria de la Resurrección que va a ser anunciada en el corazón de la Semana Santa jarota, la Gloria tras los días de Penitencia que recordamos al enlazar luego la marcha adaptación del canto ¡Oh, pecador! antes de llegar a la zona vallada de la Carrera Oficial. A ésta le seguirían también enlazadas la clásica Virgen de las Angustias, y Costaleros del Amor, marcha con la que el Señor llega prácticamente al palco y tras la cual el paso se arría tras la larga chicotá, reanudando su caminar con Estrella, Reina del Cielo con la que el paso abandona el recorrido oficial.
     Retoma este año la Hermandad su recorrido habitual en lugar del realizado el pasado año por unas obras, saliendo de Carrera Oficial a la larga calle Ramón y Cajal y girando en su final a calle Atahona. Posteriormente la Cofradía debería girar a la calle Real pero otras inoportunas obras en esta calle obligan a, tan pronto entra en dicha calle, girar a calle Cervantes, buscando pasar de nuevo por la calle del Pozo para hacer el recorrido de salida a la inversa, tramo todo este que el paso hace a un paso algo más ligero y con sones algo más clásicos como Santa María de la Esperanza, La saeta, Alma de Dios o Puente de San Bernardo.
     Y así llega el paso a su último giro, a buscar su última calle, afrontando la calle Todos los Mártires con Jesús del Prendimiento para buscar su templo. Son los últimos metros ya que se hacen con el canto Cerca de Ti, Señor, y es que estamos ya tan cerca de Él, de Su casa... A ti, José será la marcha con la que el Señor mire por última vez a su pueblo antes de realizar la difícil maniobra de entrada. Himno Nacional para acabar nuestro Domingo de Resurrección, para poner punto y final a la Semana Santa 2018 pero en la calle, pues una vez dentro el paso todavía nos quedaba un rato a disfrutar, un par de marchas más para intentar robar algunos minutos más antes del final. Llama el capataz y Hermano Mayor Alberto Villarreal a sus costaleros y dedica, como cada año, la última levantá a todos los que hacen posible la procesión, pero también lo hace dedicándola a los 25 años de la Hermadad. Se eleva al Cielo el Señor y suena Ave María resonando su dulce melodía entre los muros de la Parroquia, aflorando las lágrimas de emoción de algunos hermanos allí presentes. El paso avanza despacio, como no queriendo terminar este momento, continuando con la marcha ¡Oh, pecador!, la última marcha, ahora sí, que sonaría en la Semana Santa 2018.
     Pasan las 3 y media de la tarde y suena por última vez el llamador. El paso se posa en el suelo, ante su altar, poniendo fin a toda una Semana de intensas emociones, una Semana, algo tan corto, para resumir el trabajo de todo un año. Y es que, aquí es verdad que concluía una Semana Santa más, aquí era el fin de la Semana Santa de 2018, pero como hemos repetido sin cesar a lo largo de estas crónicas, la vida es un ciclo y el fin de la Semana Santa 2018 no es sino el comienzo de la siguiente, la larga cuenta atrás hacia la próxima, el inicio del camino cargado de trabajo y sacrificio hacia la Semana Santa 2019, siempre que sea si Él quiere pues "Hágase Su Voluntad".


     No nos queda ya sino concluir esta serie de crónicas con las que hemos repasado lo que ha sido la Semana Santa 2018 de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Vera + Cruz mostrando nuestra sincera gratitud a todas las Hermandades y Cofradías que este año han confiado en nosotros, en nuestros sones , para acompañar de unas formas u otras sus cortejos procesionales. Como siempre decimos, nuestra ilusión es que nuestra música haya cumplido con las expectativas de todos, esperando volvernos a ver el próximo año y, en caso de que no pueda ser así, solo desear todo lo mejor en años venideros.

Fin de nuestra Semana Santa 2018.

martes, 17 de abril de 2018

Crónica del Sábado Santo 2018: Dolor y Soledad acompañando a Cristo Yacente por Cañada Rosal

Fuente de la imagen: captura de Youtube
     La vida, como dijimos al comienzo del repaso a nuestra Semana Santa, es un ciclo. Para que todo tenga un principio debe haber siempre un final, para que haya un nuevo comienzo todo debe terminar, para ver nuevos amaneceres antes debe caer la noche. Se nos iba acabando una nueva Semana Santa que llegaba a su penúltima parada en la jornada del Sábado Santo, la jornada donde más presente se hace todo esto pues es la jornada del dolor y la muerte, del llanto por Cristo muerto al que acompañamos en su Santo Entierro por las calles de Cañada Rosal, pero también es la jornada de la Esperanza, de la expectativa, pues como cristianos nuestra Fe nos hace confiar en que la Muerte no es el final sino el principio de un nuevo camino que llegará con la Resurrección...

     Faltan minutos para las 7 de la tarde cuando nuestra Agrupación forma en la calle Cristóbal Colón y se dirige a paso ordinario hacia la Plaza de Santa Ana, junto a la Parroquia homónima, para esperar a la salida de la Hermandad. Pasando las 7 y cuarto la Cruz de Guía hace su salida seguido de nazarenos de antifaces y capas de negro luto junto a túnicas blancas de pureza, la dualidad muerte-vida, luz-oscuridad, la estampa de Cristo muerto nos hace recordar que las túnicas blancas simbolizan aquellas vestimentas que nos acompañan cuando recibimos el bautizo pero también blancas son las sábanas que amortajan el cuerpo inerte del Salvador. La urna que lo contiene y que figura al Santo Sepulcro se hace presente en la soleada plaza y suena el Himno Nacional seguida de los tenues, casi fúnebres, acordes de la marcha Nazareno del Cielo seguidos luego del canto Cerca de Ti, Señor.
     Tras el Hijo, la Madre, María Santísima que sufre en su Séptimo Dolor, el dolor en Soledad al enterrar al bendito fruto de su vientre. La Virgen de los Dolores vuelve a acompañar a esta Cofradía del Sábado Santo carrosaleño, completando el cortejo de este Santo Entierro. Tras el Himno Nacional dedicado a Ella, continuamos acompañando al paso de la urna por la calle Soldado Juan Piña con Aurora de Resurrección, esa Aurora para la que faltan apenas horas, seguida del Ave María. Con Reo de muerte afronta el paso la Avenida de La Luisiana recordándonos el que ahora se antojaba tan lejano y a la vez tan cercano inicio de nuestra Semana Santa en la mañana del Domingo de Ramos en la citada localidad vecina.
     Sigue el paso girando luego a la calle Arrecife con la marcha Costaleros del Amor, calle que este año el paso si recorre al completo recuperando su tradicional recorrido que el pasado año se vio abreviado al encontrarse la calle Hermano Pablo en obras, calle a la que el paso revira con La saeta sonando luego En la Gloria, Dios te Salve. La noche empieza a caer cuando el paso alcanza con El Cielo es tuyo la esquina con la calle Cristóbal Colón, esquina donde iniciábamos nuestro Sábado Santo y que ahora nos hacía ver tan cerca el final de otra jornada más y de esta Semana Santa. Sube el paso esta calle con Redención y Jesús del Prendimiento.
     Apenas han transcurrido algo más de dos horas cuando el paso llega a la Plaza, a los sones de nuevo de la sobriedad de Nazareno del Cielo, siendo llevado el Señor Yacente al centro de la Plaza, al corazón de su pueblo, para ser llevado como es tradición de rodillas hacia su templo, algo que hace con sones puramente Eucarísticos: Cantemos al Amor de los Amores y posteriormente antes de la entrada el canto Cerca de Ti, Señor. Pasan las 9 y media cuando suena el Himno Nacional. Cristo descansará en el Sepulcro a la espera del Alba del Domingo para resucitar...
     Pero como cada año, siempre nos guardamos un rato del final de nuestro Sábado Santo, de esta cita a la que hemos sido fieles desde nuestros inicios, para con nuestros sones intentar aliviar la Soledad de Ella, de María Santísima de los Dolores. Con Virgen de la Paz avanzaba su palio desde la calle Cristóbal Colón, meciéndose allí ya con la marcha Costaleros del Amor y culminando con una Oración en forma de la marcha del maestro Mena Hervás con la que su palio se acercó a la puerta de la Iglesia de Santa Ana. Sonó por cuarta y última vez el Himno Nacional culminando otro Sábado Santo más, y ya con éste son 13 (o 12+1 para los que sean supersticiosos) como 13 era nuestra Semana Santa a la que solo restaba una jornada.
     Se acercaba el final del camino con el que comenzaría otro, la noche pronto daría paso al día, la muerte se verá vencida por la Resurrección y la Vida, se acercaba el Domingo, el Domingo de Resurrección, el final de otra Semana Santa más, el final de un ciclo con el que comenzar otro... Pero eso ya lo contaremos en la próxima entrada.